Parada PRParada PR 2

En un esfuerzo para fortalecer nuestras relaciones con la diáspora puertorriqueña en los Estados Unidos, participamos de una serie de actividades relacionadas a la Parada Puertorriqueña en Nueva York celebrada este fin de semana.

Comenzamos con The Puerto Rican Hispanic Business Summit  coordinada por el The New York State Coalition of Hispanic Chamber Of Commerce (NYSCHCC) bajo el liderato de Ignacio Veloz, es un evento en el que profesionales de los negocios de NY y de Puerto Rico hacen networking, y  participan de conferencias donde escuchan funcionarios del gobierno  y líderes claves de la industria y corporaciones de EU y Puerto Rico. Esto le da la oportunidad a muchas pequeñas empresas en la ciudad de Nueva York y Puerto Rico de hacer negocios y llevar sus negocios al siguiente nivel.

Además de la Asociación de Industriales, de Puerto Rico hubo representación  del Centro Unido de Detallistas, la Cámara de Comercio de Puerto Rico,  Asociación de Constructores de Hogares y la Cámara de Comercio del Oeste. A la misma vez, hubo representación de otras asociaciones hispanas de otros estados de Estados Unidos.

Hubo una reunión para finalizar las actividades donde se acordó trabajar unidos. Presentamos la solicitud de apoyo a nuestra lucha a favor de las CFCs y fue apoyada por todos. Además se acordó hacer frente común ante el asunto del Medicare.  Se estará preparando una carta a Obama para todos endosarla. Este es el espíritu de unión e integración de debe permear en todas las iniciativas a favor del desarrollo socioeconómico de Puerto Rico. Esperamos que estos esfuerzos logren su cometido y que sea el comienzo de muchas otras iniciativas conjuntas.

Como parte de esta iniciativa participamos el domingo de la Parada Puertorriqueña en Nueva York. Desfilamos junto a un grupo de líderes empresarios puertorriqueños destacando que estamos unidos por el desarrollo económico de Puerto Rico y que las empresas establecidas en Puerto Rico y los puertorriqueños somos ciudadanos americanos y así deben considerarse. Quiero destacar que esta fue una experiencia única donde se destacó la fuerza cívica y política de los puertorriqueños residentes fuera de la isla y el valor que tienen para apoyar a los que residimos en la Isla del Encanto.