Uno de los elementos esenciales para el desarrollo económico de un país es un sistema educativo de primer orden, y universidades que compitan a nivel nacional e internacional.

El presidente interino de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Dr. Darrel Hillman tiene ante sí un gran reto. La Universidad ha pasado por una crisis y tiene que transformarse, tiene que ser competitiva y autosuficiente. No hay otra opción, indicó Rodrigo Masses presidente de la Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR).

Sabemos que su primer punto en la agenda es lograr la recertificación de sus recintos, pero eso no nos lleva al lugar que debemos llegar. La Universidad tiene que ser más ágil en promover investigación, desarrollo y las relaciones con las empresas y la promoción de la innovación y el empresarismo. Tiene que competir para atraer a los mejores estudiantes y profesores, no solo los de Puerto Rico, también los del exterior. A la misma vez tiene que allegar recursos fiscales para mantener sus operaciones y llevarlas al nivel de competitividad mundial.

El líder de los Industriales destacó que la situación en la Universidad presenta la gran oportunidad de repensar TODO el sistema y ponerlo al día con los tiempos. Tiene el peritaje necesario para llevar a cabo un esfuerzo profundo de re-ingeniería y dar el ejemplo de cómo se pueden reinventar todas sus operaciones y hacer más con mucho menos.

La Universidad puede asumir un rol de liderato de pensamiento y acción poniendo sus profesores y expertos a la disposición del gobierno y funcionar como consultor interno para facilitar la gran transformación.  Este servicio puede generar fondos nuevos a la Universidad y servir de laboratorio real tanto para profesores como para estudiantes.

Es momento de estimular la generación de ideas/soluciones en todos los sectores.  Es momento de que administradores, profesores y estudiantes asuman su responsabilidad y contribuyan alternativas concretas para reducir el presupuesto, mejorar la eficiencia y ser parte de la solución, añadió.

Tenemos un sistema universitario que se diseñó hace muchos años y ha sufrido pocos cambios.  Seguramente hay grandes oportunidades de optimizarlo si se repiensa completamente y se rediseña para que atienda las necesidades de este momento. Se requiere un rol de liderato universitario en el desarrollo de pensamiento innovador y acción concreta que impulse el desarrollo económico sostenido de la Isla.

El Dr. Hillman tiene todo nuestro apoyo y estamos disponibles para colaborar estrechamente en la búsqueda de soluciones para promover el desarrollo económico de todo Puerto Rico, concluyó el presidente de los Industriales, Rodrigo Masses.