4e9f0b49-47ae-4dbd-90ed-9dda4808b649

CALCE: De izquierda a derecha: Bruce Walker, Assistant Secretary, Office of Electricity U.S. Department of Energy; José Ortíz, Executive Director, Puerto Rico Electric Power Authority; Sergio M. Marxuach, Policy Director, Center for a New Economy; Marla Pérez Lugo, Professor of Sociology, Department of Social Sciences University of Puerto Rico; Rodrigo Masses, President, Puerto Rico Manufacturers Association, Noel Zamot, President, Atabey Group LLC.

 

El presidente de la Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR), Rodrigo Masses depuso en las vistas del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EE.UU. sobre el estado de la reconstrucción y privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico celebrada durante el día de hoy.

Masses fue parte del primer panel de las vistas donde además participaron Bruce Walker, Subsecretario, Oficina de Electricidad, Departamento de Energía de los Estados Unidos. José Ortiz, Director Ejecutivo, Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico y Sergio M. Marxuach, Director de Política Pública, Centro para la Nueva Economía.

En su ponencia, Masses destacó que la AIPR comparte los objetivos de transformar la AEE, fortalecer el regulador local de energía y asegurarnos de que el proceso de adquisición por parte de la AEE y el gobierno de Puerto Rico se realice con transparencia.

Desde 2018, y como parte de un compromiso en las vistas públicas sobre el tema de ese año, la AIPR ha enviado regularmente al Congreso el Informe de Crisis Energética de Puerto Rico (Puerto Rico Energy Crisis Report). El propósito de este informe es mantener informados a los formuladores de políticas en Washington sobre la transformación de la AEE y otros desarrollos importantes en el sector energético. Este Informe es evidencia de nuestro compromiso de ayudar a dar forma a una nueva era de desarrollo económico para nuestra isla.

El presidente de los Industriales destacó la evaluación de la entidad que preside sobre situación actual y sus recomendaciones para una mayor supervisión por parte del Congreso y el Gobierno Federal. Entre los puntos a destacar se encuentran:

1. La transparencia en la venta de los activos de PREPA debe ser una prioridad. Es necesario que se realicen audiencias u otros procesos similares para garantizar la participación del público en general.
2. Un nuevo marco regulatorio para la transformación de su sistema eléctrico. La AIPR  apoyó y ayudó a dar forma a un proyecto de ley integral de reforma energética bipartidista presentado por los senadores Larry Seilhamer y Eduardo Bhatia, que está en proceso de convertirse en ley tan pronto como lo firme el gobernador Ricardo Rosselló. Esta nueva legislación con visión de futuro establecerá el marco legal para la venta de los activos de generación de la AEE, incluida la concesión de los activos de transmisión y distribución. Este proyecto de ley también obliga a que, para 2050, el 100% de la generación eléctrica de Puerto Rico deba basarse en energía renovable. Además, el Proyecto de Ley del Senado 1121 fortalece y aumenta los fondos para el regulador de energía, la Oficina de Energía de Puerto Rico, asegurándose de que se realice una supervisión adecuada sobre la transformación de la AEE y el modelo energético de Puerto Rico.
3. Se necesita con urgencia financiamiento federal para la red de la isla. El estado actual de la red eléctrica de la isla es mucho peor que el día anterior al huracán María que azotó la isla. El trabajo de “reconstrucción” en la red se ha limitado a “encender las luces”. Sin embargo, no se ha invertido ni un centavo de los créditos de recuperación en la reconstrucción de la red obsoleta de Puerto Rico. La red confiable del siglo XXI, de la que tanto se habla, está lejos de ser una realidad y la venta de los activos de la AEE no resolverá la reconstrucción tan necesaria. El gobernador Rosselló abogó ante el Congreso y la Administración por un “Plan de Reconstrucción Mejor”, que requiere una red eléctrica más sólida y avanzada. Esperemos que podamos resolver este problema antes de que llegue otro huracán.

Por otro lado, las posibles transacciones de la AEE sobre sus activos asumen que la red se reconstruirá con fondos federales. Hasta la fecha, ninguna fuente de financiamiento para este plan, estimada en $ 17 mil millones, ha sido asignada o incluso identificada. A pesar de la inexistencia de estos fondos, los candidatos en el proceso competitivo para administrar los activos de la AEE operan bajo el supuesto de que dicha financiación federal se realizará.

Mases destacó que de los fondos de FEMA que se han desembolsado en la isla, cerca del 90% se otorgaron a contratistas en el continente. De hecho, la Junta de Supervisión y Administración Financiera estimó que solo el 13% de los fondos de FEMA beneficiaron a la economía local. La Ley Stafford debe cumplirse en Puerto Rico como lo ha sido en otras jurisdicciones de los EE. UU., Una necesidad particularmente importante para las empresas locales de construcción e ingeniería.

El titular de los Industriales llamó la atención del Comité a que FEMA otorgó al gobierno local la responsabilidad de la administración de los fondos de FEMA para el proceso de reconstrucción. Esto es un reconocimiento del hecho de que el gobierno local tiene la capacidad requerida y que no ha habido una sola acusación contra el gobierno local por la mala administración de los fondos federales.

Como cierre a su ponencia, la AIPR instó al Comité a ejercer su influencia y autoridad para garantizar que los fondos de reconstrucción lleguen a Puerto Rico de manera oportuna y de la misma manera que en otras áreas de los Estados Unidos afectadas por desastres naturales. Cabe mencionar que de los $ 20 mil millones en fondos de CDBG-DR asignados inicialmente por HUD, solo se han puesto a disposición $ 1,5 mil millones. La discriminación contra los 3.4 millones de ciudadanos estadounidenses en Puerto Rico es obvia.

Pocos temas son más importantes para el futuro económico de Puerto Rico que lograr electricidad confiable y asequible para atender a los consumidores y empleadores de nuestra isla, concluyó Masses.