Foto 2

La Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR) estuvo representada por el presidente del Comité de Transportación, Tom Vincent y su director ejecutivo en la mañana de hoy en una reunión convocada por el Comisionado Residente de Puerto Rico, Hon. Pedro Pierluisi para atender el impacto que ha tenido sobre el movimiento de carga en la isla la salida del mercado de la compañía Horizon Lines, anunció Jaime L. García, director ejecutivo.

El Comisionado Residente citó a representantes del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza y de la Administración Marítima de Estados Unidos junto a representantes de las principales organizaciones empresariales del país y los representantes de compañías navieras que sirven la transportación marítima entre la isla y los puertos de los Estados Unidos para hablar sobre la aplicabilidad de la Ley Jones a Puerto Rico.

En la actividad participaron representantes de la Asociación de Industriales, la Asociación de Comercio al Detal,   la Cámara de Comercio de Puerto Rico, MIDA, y las compañías navieras que sirven a Puerto Rico para la carga entre la isla y los Estados Unidos: Sea Star, Crowley, National Shipping of America y Trailer Bridge.

La Asociación de Industriales planteó los problemas que están teniendo sus socios con el movimiento de carga. Algunas empresas han tenido que enviar sus cargamentos por avión lo que le está aumentando los costos de operación. Entre los ejemplos que planteó la AIPR están los de empresas como Harvey Hubble en Vega Baja y Becton Dickinson en Caguas, para mencionar algunas.

En la discusión que se generó en la reunión se planteó que el problema que se ha generado ha sido un problema de logística y coordinación  debido a que Horizon dominaba la transportación a los puertos de New Jersey y Philadelphia. Al salir Horizon del mercado, esas rutas quedaron temporeramente desprovistas, pero las cuatro compañías navieras que sirven a la isla, están haciendo los ajustes necesarios para asumir el movimiento de carga añadiendo cantidad de barcazas, añadiendo rutas y por medio de transportación terrestre.  Por lo tanto, no es factible solicitar una dispensa de la Ley Jones ya que el problema puede resolverse a corto plazo con los movimientos que están haciendo las compañías navieras, y no se puede definir como una emergencia nacional.

La AIPR estará en constante comunicación con las compañías navieras y con sus socios y de surgir alguna situación que escale el problema a emergencia nacional se traerá nuevamente a los foros pertinentes y se solicitará la dispensa que sea necesaria de la Ley Jones conforme es permitido por el Departamento de Seguridad Nacional.

 Durante el mes de abril, la AIPR llevará a cabo un foro con sus socios para atender este tema, concluyó García.