Carlos Rivera es reconocido por sus iniciativas innovadoras para posicionar Edwards Lifesciences en Añasco

 

Industrial

Líder con visión más allá de la manufactura

8 Carlos Rivera Vélez echó a correr una serie de iniciativas para mejorar la competitividad y el posicionamiento de la planta de Edwards Lifesciences en Añasco

“Cada vez que sale un catéter de aquí, nos tenemos que asegurar que es perfecto, como que algún familiar de nosotros, o nosotros mismos, lo podríamos usar en el futuro”

Q Carlos Rivera Vélez lidera la transformación de la planta de Edwards LifesciencesTechnology Sarl en Añasco, de ser exclusivamente manufacturera de catéteres a convertirse en una operación de clase mundial que ofrece servicios especializados a clientes dentro y fuera de la red de la empresa matriz.

Industrial2

En un ambiente retante para las manufactureras multinacionales en la Isla, Rivera Vélez está enfocado en generar eficiencias y mejorar las capacidades de la empresa de dispositivos médicos para conseguir la permanencia a largo plazo del mayor patrono de la zona oeste con 1,000 empleados regulares y varias decenas de contratistas.

Este año, el ejecutivo fue seleccionado como Industrial del Año por la Asociación de Industriales de Puerto Rico, organización que también presidirá a partir de enero de 2015.

Edwards Lifesciences manufactura en Añasco catéteres para monitoreo hemodinámico, además de otros dispositivos para cuidado cardiovascular, como bloqueo de venas. Rivera Vélez es vicepresidente de manufactura y gerente general de la planta local, así como de una pequeña operación en California que fabrica los “globitos” que se utilizan en los catéteres que hacen en la Isla.

El ingeniero graduado de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez apuntó que el equipo de trabajo de la empresa en la Isla lucha intensamente para lograr la clasificación “Best in Class”, así como desarrollar centros de excelencias en todas sus áreas, que incluyen líneas de ensamblaje de catéteres, operación de extrusión, distribución, laboratorios y esterilización.

“La de Añasco es la única operación de Edwards que es de manufactura vertical, eso quiere decir que aquí llega la materia prima bruta, pedacitos de plástico en bolitas, y salen dispositivos médicos casi listos para usar por el paciente”, afirmó Rivera Vélez, al tiempo que destacó que la planta fabrica unos 700 productos diferentes.

“La calidad es número uno en esta industria. No es negociable. Cada vez que sale un catéter de aquí, nos tenemos que asegurar que es perfecto, como que algún familiar de nosotros, o nosotros mismos, lo podríamos usar en el futuro”, sentenció.

La planta de Añasco se estableció en 1972, y originalmente era de la empresa Baxter, pero en la década del 2000, Edwards surgió como una operación aparte del negocio de Baxter y la fábrica de acá pasó a la red de la recién creada compañía.

Rivera Vélez llegó a Edwards hace poco más de cuatro años, luego de una trayectoria profesional que comenzó en la desaparecida Digital Equipment, en San Germán, e incluyó Advanced Medical Optics y Cordis. Es-

to luego de proseguir estudios graduados en negocios y tecnología, en la Universidad de Pennsylvania. Adicional, el ejecutivo tiene un doctorado en Historia de Puerto Rico, el que según dijo estudió para poder ayudar de forma más efectiva al mejoramiento del país.

DIVERSIFICACIÓN. El vicepresidente y gerente general ha conseguido reducir los costos operacionales por tres años consecutivos, equivalentes al 7% del presupuesto y ahorros multimillonarios, aunque por políticas corporativas no reveló las cantidades.

Como parte de la diversificación que lidera, Edwards Lifesciences ofrece servicios de laboratorio químico y de microbiología, así como de esterilización para otras empresas en Puerto Rico. Esto, dijo, permite abaratar costos para esas operaciones, lo que les permite ser más competitivos y ágiles que si contrataran estos trabajos fuera de la Isla.

Mientras que estableció puentes de colaboración con la planta de Edwards en República Dominicana, y desde aquí distribuyen los productos a todo el mundo. Adicional, tienen un centro de apoyo técnico que sirve a las operaciones de la corporación en el Caribe y Brasil.

“Hemos diversificado el modelo de negocios para no depender solo de manufactura”, comentó Rivera Vélez.

Otra de las apuestas importantes del ejecutivo ha sido en la educación del personal de la fábrica, desde los profesionales hasta los operadores de las líneas de producción. Para eso, dijo, establecieron un centro de aprendizaje, con un currículo de desarrollo profesional activo en todo momento.

“Tiene todos los hierros y la tecnología, incluido internet para cursos de educación a distancia. Hemos apostado al talento como parte de nuestro futuro, como lo debería hacer Puerto Rico”, sentenció Rivera Vélez.

Asimismo, la empresa se mantiene activa con las universidades de la zona oeste para ofrecer apoyo e internados a los estudiantes. De la misma forma, colabora con el grupo Mentes Puertorriqueñas en Acción, un grupo de jóvenes, muchos de los cuales estudian en universidades prestigiosas de Estados Unidos pero quieren regresar a la Isla, para emplearlos durante el verano.

 

Esto último coincide con un tema importante para Rivera Vélez: la creación de oportunidades laborales para que los puertorriqueños puedan regresar o permanecer en la Isla. En los últimos dos años han reclutado a dos profesionales puertorriqueños con grados especializados, quienes estaban radicados fuera de la Isla. El más reciente, un doctor en ciencias de materiales, con dos post-doctorados, se incorporará a Edwards Lifesciences de Añasco este verano. Ver página 168

 

Nos gusta desarrollar talleres de trabajo para estos muchachos, para evitar que se queden por allá y enfoquen ese talento acá” “Cualquier condición que no tenga una cura ahora mismo, es candidata para buscar solución a través de los dispositivos médicos”

Desde la página 7 “Nos gusta desarrollar talleres de trabajo para estos muchachos, para evitar que se queden por allá y enfoquen ese talento acá. Una combinación de reclutar nuevo talento y desarrollar el que tenemos es lo que nos hace sentir orgullosos de la operación que tenemos”, afirmó el padre de cinco hijos, cuyas edades van desde los 13 hasta los 22 años.

Industrial3

La planta de Edwards Lifesciences en Añasco se estableció en la década del 1970, entonces, pertenecía a la empresa Baxter.

ESFUERZO CONJUNTO. Rivera Vélez también es fundador de un concilio de empresas en Añasco, en el que hay tanto multinacionales como compañías nativas, además de que participan el alcalde de la ciudad, las universidades y la Compañía de Fomento Industrial.

El concilio es parte de los esfuerzos para buscar alternativas que les permitan bajar los costos, como es la alianza que están cuajando para ad quirir bienes y servicios como grupo. Adicional, mencionó que realizan ferias de salud para los empleados, y que trabajan en un proyecto multimillonario de estacionamientos junto al gobierno para acomodar el crecimiento en las empresas de la zona.

“Ninguna de las plantas en esta área han cerrado, todas están creciendo”, expresó Rivera Vélez.

Si bien no puede hablar sobre las razones para el éxito de sus colegas en Añasco, el vicepresidente de manufactura y gerente general de Edward Lifesciences señala que la estabilidad de la empresa en un entorno retante se debe a una combinación de factores. Mencionó que, por un lado, están los incentivos gubernamentales, pero la planta ha decidido no depender de este factor para demostrar competitividad.

“Hacemos lo indecible para bajar los costos de energía, que nos están matando. Si no lo hubiésemos hecho, estaríamos en una situación difícil hoy”, dijo Rivera Vélez.

Señaló que, hasta ahora, las iniciativas constan de la búsqueda de eficiencia energética en la planta, particularmente al momento de adquirir equipos, para los cuales se hacen análisis de consumo de electricidad. No obstante, la empresa ya evalúa alternativas para generar energía, mediante células de combustible, un proyecto para el cual todavía no hay fecha porque todavía está en la fase de análisis.

“Tratamos de hacer cosas diferentes para asegurar que Puerto Rico se mantiene a la vanguardia respecto a iniciativas que nos hagan cada vez más competitivos”, resaltó.

  • Mientras, añadió, que también se ha enfocado en involucrarse con la comunidad, para lo cual hay multiplicado por 10 las aportaciones que realizan a organizaciones sin fines de lucro que trabajan con menores maltratados, educación y prevención, entre otras causas. El ejecutivo considera Ver Rango del artículo
    • 1 jun. 2014
    • El Nuevo Dia

“Tratamos de hacer cosas diferentes para asegurar que Puerto Rico se mantiene a la vanguardia respecto a iniciativas que nos hagan cada vez más competitivos”

Desde la página 8 que esa presencia solidificó la imgen de que Edwards es un buen socio para Añasco, más allá de proveer empleos y manufacturar productos que se exportan a otras partes del mundo. Al mismo tiempo, dijo, las actividades de apoyo comunitario hacen que los empleados se sientan más orgullosos de trabajar en la empresa, y ayuda en el reclutamiento de los mejores talentos en el país.

“Si tiene un buen talento, el fruto debe ser más efectivo. Es un círculo cerrado que tiene mucho sentido”, expresó Rivera Vélez.

FUTURO INNOVADOR. Sobre el futuro de Edwards Lifesciences en Puerto Rico, el vicepresidente de manufactura y gerente general señala que continúan en carrera por atraer productos de alto valor añadido e innovación.

Y es que la industria de dispositivos médicos ha liderado el crecimiento en el sector de cuidado de la salud por los últimos años y se perfila como que continuará ese ritmo ascendente, algo que Rivera Vélez atribuye a que combina la ingeniería con la medicina y la informática.

Este junte, dijo, permite que continuamente se generen ideas que permitan atender condiciones que hasta ahora no tienen tratamientos. “El cielo es el límite”, afirmó el ejecutivo.

En su área de especialidad, cardiovascular, mencionó una de las innovaciones más recientes de Edwards Lifesciences, la válvula transcatéter, que no se manufactura en Puerto Rico, pero representa un avance importante en la medicina. Con este dispositivo, se reducen las cirugías de corazón abierto, ya que permite reemplazar válvulas coronarias a través de las venas, utilizando un catéter; con un tiempo de recuperación más corto y menos complicaciones para los pacientes.

 

“Es bien difícil predecir el futuro porque hay tanta innovación y tantas necesidades médicas por atender. Aquellas compañías que lo sepan canalizar de manera efectiva, van a poder servir a los pacientes con tratamientos innovadores. Cualquier condición que no tenga una cura ahora mismo, es candidata para buscar solución a través de los dispositivos médicos”, manifestó Rivera Vélez