La Asociación de Industriales se siente bien satisfecha con la autorización a la industria textil a operar con el objetivo de ser parte de la solución a la escasez de artículos de protección tan necesarios tanto para nuestros trabajadores del campo de la salud, como para las personas que laboran diariamente velando por la seguridad de los ciudadanos, destacó su presidente Carlos M. Rodríguez.

El 17 de marzo de 2020 el gobierno de Puerto Rico presentó la Carta Circular 2020-02 desglosando las actividades autorizadas a operar en la isla debido a la crisis de la pandemia del COVID-19, y a la misma vez emitió una comunicación estableciendo que la industria textil estaría sujeta al cierre establecido por la Orden Ejecutiva, sin excepción alguna.

Desde ese momento, la Asociación de Industriales por medio de su presidente Carlos M. Rodríguez y otros líderes, comenzó a abogar por este importante sector de la economía que no solo tiene un deber con el Departamento de la Defensa, sino que tiene la capacidad de apoyar en la crisis que estamos enfrentando, proveyendo manufactura crítica que puede ser de gran beneficio a nuestra posición para enfrentar la pandemia.

En la tarde de ayer, el secretario del Departamento de Desarrollo Económico publicó la Carta Circular 2020-03 autorizando a la industria textil a comenzar operaciones con unas condiciones.  “Esta circular publicada hoy es un gran logro para nuestra industria textil que lleva unos años recuperando la posición que una vez tuvo en la isla. Luego de cartas a la gobernadora y múltiples reuniones con líderes gubernamentales, hoy nos encontramos con esta excelente noticia”, indicó el titular de los Industriales.

Carta Circular – Industria de textiles 3-25-2020

Circular Letter – Textile Industry March 25, 2020

La Carta circular permite operar a las siguientes empresas:

- Toda empresa de textiles que manufacture uniformes/componentes/equipos para el Departamento de la Defensa, podrá operar siempre y cuando ajuste su producción a manufacturar, además, equipo de protección personal.

También toda empresa de textiles que manufacture Equipo de Protección Personal (Ej. mascarillas, gorros, batas, guantes y otra indumentaria utilizada para la de protección de la salud), podrá operar.

Como condición dichas empresas deben ser inspeccionadas por oficiales de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (PROSHA), previo a comenzar operaciones y que éstos certifiquen que el plan de contingencia cumple con relación a los protocolos establecidos ante la propagación del COVID-19.

Esperamos que esta iniciativa que demuestra el compromiso de nuestra industria a reinventarse para apoyar la recuperación de esta crisis global sirva para detener el exponencial contagio de esta pandemia, concluyó el titular de los Industriales.

 

###