Por espacio de más de año y medio, la Asociación de Industriales ha tenido presencia física en Washington DC, adelantando la importancia de estar presente en el Congreso ante la actual situación y la discusión sobre temas críticos para bienestar de  Puerto Rico. A través de las visitas que se han hecho, nuestro presidente Carlos Rivera Vélez,  junto a líderes de la industria, ha alcanzado reunirse con más de 400 personas, casi 100 congresistas y el resto asesores y oficiales de la administración. Estos han expresado su agradecimiento por la iniciativa tomada y por la valiosa información que compartimos con ellos.

Los resultados de este esfuerzo se están comenzando a ver. Como consecuencia de la inversión de miles de horas de peritos en Puerto Rico que nos ayudaron a preparar las presentaciones, pudimos mostrarles a los Congresistas una visión objetiva y cuantitativa de la importancia del sector de manufactura en el desarrollo económico y social de nuestra isla. Igualmente se mostró que cualquier intento por reducir la competitividad de este sector tendría resultados nefastos.

Durante nuestras presentaciones desarrollamos relaciones y contactos de primer orden, muchos de los cuales ocupan posiciones de liderazgo en los Cuerpos Legislativos, Comités y Subcomités que ejercen influencia en decisiones que impactan a Puerto Rico, particularmente los relacionados a la Junta de Control Fiscal, la Reestructuración de la deuda y las herramientas de desarrollo económico.

Desde finales del 2015, los líderes de la Coalición del Sector Privado se integraron a este esfuerzo demostrando un frente unido y con resultados prometedores ante los embates que azotan nuestra sociedad. Sus esfuerzos se han concentrado en dar a conocer  las siguientes cinco áreas de oportunidad:

  1. Reducción de los costos energéticos, sustentabilidad de precios, diversificación de sus fuentes de abastos, libre mercado, trasbordo y el desarrollo de una Comisión de Energía respaldada por el DOE Federal con recursos y peritaje.
  2. Ante los cambios en contribuciones internacionales a entidades multinacionales que el Congreso está evaluando, solicitamos que se  proteja  a las corporaciones de manufactura operando en Puerto Rico, que le provea una  ventaja competitiva además de impulsar incentivos nuevos federales para dicho sector.
  3. Paridad para los residentes de Puerto Rico de los servicios de Medicaid y Medicare.
  4. Inclusión de Puerto Rico en las iniciativas federales de   programas y misiones que desarrollan exportaciones y comercio internacional para así fomentar el desarrollo de las industrias y empresas locales.
  5. Eliminación o modificación sustancial de las leyes de Cabotaje.
  6. Establecimiento de una Junta Permanente de Desarrollo Económico.
  7. Incluir  el sector privado en las deliberaciones del Congreso que impacten nuestro futuro. Por ejemplo, la participación en vistas públicas sobre temas energéticos.

Tan cerca como esta semana, nuestro presidente Carlos Rivera Vélez regresó a Washington y tuvo una reunión con el Congresista Duffy.

Junta de Control Fiscal

 Recientemente las reuniones y el diálogo en Washington comenzaron a enfocarse  en  el   tema de la Junta Fiscal y la Restructuración de la Deuda. Consistentemente hemos reiterado la perspectiva que la Junta debe respetar al estado democrático del país y que las herramientas de desarrollo económico son  totalmente necesarias. Inclusive, a principios de abril, la Asociación de Industriales  dio a conocer una propuesta de Incentivos Federales para el sector de manufactura, desarrollada conjuntamente con personas y entidades con experiencia vasta en la materia.

La Asociación de Industriales coordinó una visita a la compañía Bard en Humacao con el Representante Robert Bishop y su comitiva. Bard, establecida en Puerto Rico desde hace varias décadas, es una empresa importante del sector manufacturero y se dedica a la manufactura de dispositivos médicos.  Bishop es el Presidente del Comité de Recursos Naturales, cuyo comité escribió el proyecto sobre la Junta Fiscal. Durante la visita Bishop intercambió ideas con representantes de empresas de servicio que dependen en gran medida de su  negocio con Bard.

Como parte de esta visita, se prepararon varias presentaciones sobre la importancia  de la manufactura. Se puntualizó  la calidad del personal que forma la espina dorsal de estas operaciones. El representante Bishop pudo  observar las facilidades e intercambiar impresiones con personal de Bard. También vio una presentación de la operación de Amgen que está localizada en Juncos y se dialogó sobre la inversión que tienen ambas  empresas en Puerto Rico. Bishop pareció estar muy complacido con la visita y la oportunidad de interactuar con el ecosistema  de empresas locales que le sirven de apoyo a estas companies.

Tuvimos una oportunidad de reunirnos con el representante James Sensenbrenner, enviado a Puerto Rico por el Presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan,  para dialogar sobre la Junta Fiscal y la reestructuración de la deuda. Nuevamente se hizo énfasis sobre la necesidad imperante de tener herramientas de desarrollo económico. En estas reuniones nos percatamos de la necesidad de  redoblar los esfuerzos en esta área.

Recientemente tuvimos una reunión con el Gobernador Alejandro García Padilla en la cual acudieron los líderes de las organizaciones  que comprenden la Coalición del Sector Privado (CSP).  El gobernador nos pidió que lo respaldáramos en las siguientes áreas relacionadas  al  proyecto de creación  la Junta Fiscal. Primero, que hubiese una reestructuración del país; segundo, una moratoria para  el pago de la deuda; tercero, que los poderes de la Junta respeten las instituciones democráticas del país; cuarto, que se incluyeran medidas de desarrollo económico. La Asociación, al  igual que la Coalición, le indicó su respaldo a estas cuatro áreas. En términos de la Ley de Moratoria, no se discutió a cabalidad en dicha reunión y hay elementos en que no estamos de acuerdo.

El gobernador nos solicitó, además, lo acompañáramos junto al sector público en las reuniones que se llevarían a cabo en Washington para discutir estos temas. Según acordado, en la semana del 11 al  14  de abril fuimos a Washington los representantes de la Coalición del Sector Privado: la CPA Zulmarie Urrutia-Vélez, presidenta del Colegio de Contadores Públicos Autorizado de Puerto Rico, el Ing. Francisco García y la Lcda. Marilú Otero, Vicepresidentes Ejecutivos de la Asociación de Industriales y la Asociación Productos de Puerto Rico, respectivamente.

 Reuniones en Washington

La delegación de Puerto Rico, estando ya en Washington, se organizó de la siguiente forma: se dividió en cuatro grupos y durante dos días cada grupo dialogó con Congresistas y sus “staffers”, republicanos y demócratas. El sector público estaba representado por: el Gobernador Alejandro García Padilla, una delegación de Alcaldes, Legisladores y Ejecutivos del Gobierno y la candidata independiente a la gobernación Alexandra Lúgaro.

El 15 de abril se circuló la última versión del borrador del proyecto HR #4900, “Puerto Rico Oversight Board, Management, and Economic Stability – PROMESA” o denominado en  Puerto Rico como el proyecto de  la Junta de Control Fiscal Federal.  Durante las visitas sobre el proyecto se enfatizó a los congresistas la ausencia de  herramientas de desarrollo económico. Se argumentó que si no se implementaban dichas herramientas, continuaría la contracción económica y la migración de Puertorriqueños. Esto tendría la consecuencia de impactar de tal forma la economía, que impediría el pago de la deuda.

En las reuniones se explicó que estamos desarrollando un ecosistema empresarial de jóvenes puertorriqueños que están desarrollando sus empresas. De esta forma esperamos desarrollar empresas nativas que exporten sus productos o servicios. Proyectamos que a largo plazo, nuestra economía no estará tan dependiente de la inversión extranjera. Pero necesitamos tiempo. Mientras tanto es indispensable tener incentivos para inversión.

La importancia de la visita a Washington es que por primera vez en muchos años, tanto el sector privado como el público, fue unido a resaltar los retos y oportunidades que enfrenta el país. Unidos, con una sola voz, se estaba buscando el desarrollo económico y el bienestar para todos los puertorriqueños.

Necesitamos continuar ese trabajo solidario, con agenda común, haciendo frente a los problemas del país. ¡Esto no es un trabajo para un sector en particular!  Hasta el momento hemos sido exitosos en llevar nuestro mensaje, lo que ha logrado que algunos congresistas que se visitaron, usaron nuestros argumentos cuando les tocó  su turno para expresarse en la vista pública del proyecto HR  #4900 (PROMESA).

 Nuestra posición con relación a la Junta Fiscal es la siguiente:

1)    La Junta Fiscal es necesaria. Se requiere este mecanismo para poder re-estructurar la deuda y darle tiempo al  gobierno para que pueda reorganizarse y junto al sector privado y Washington implementar un plan de desarrollo económico.  Sin embargo, la Junta Fiscal deberá respetar las instituciones democráticas del país.

2)   Se debe reestructurar la deuda mediante un mecanismo que establezca un proceso estructurado que requiera un por ciento de aceptación de las obligaciones del país para que aplique a todos.

3)    Las herramientas de desarrollo económico son indispensables para poder re-energizar la economía, reducir la migración de nuestros jóvenes y  familias  a la vez que se  recupera la confianza en las finanzas del país.

4)    Puerto Rico debe desarrollar unas métricas y normas de transparencia sobre la deuda, el uso de fondos y que evaluemos nuestros compromisos dado nuestras realidades financieras.

5)    Debemos implementar  un plan de desarrollo económico a largo plazo que sea respetado por diferentes administraciones políticas. Un plan claro para establecer prioridades,  dirección  y fases de implementación. La Asociación de Industriales  ha dado a conocer “10 Pilares de Desarrollo Económico” que deben ser parte de las prioridades a implementarse.

Unidos podemos vencer esta crisis y regresar a los crecimientos económicos históricos que en su momento formaban parte integral de nuestra visión del futuro. La situación económica de Puerto Rico y la calidad de vida durante los próximos años va a depender de que trabajemos unidos por el país. La Asociación de Industriales, junto a la Coalición,  está haciendo su parte. Estamos representando a nuestros socios y sus empleados en esta faena. Por otro lado, representamos a los ciudadanos de Puerto Rico. Tenemos la esperanza que las generaciones futuras puedan generar oportunidades de desarrollo económico, que tengamos una mejor calidad de vida para nuestra gente,  que podamos manejar nuestras finanzas y forjar un futuro demostrando nuestra capacidad y empeño. Tenemos el talento, tenemos el conocimiento.    ¡JUNTOS  PODEMOS!