(Washington, DC, 14 de abril de 2016)  Desde hace más de 10 meses, líderes de la Coalición del Sector Privado (CSP) han estado visitando y reuniéndose con “staffers” y Congresistas con el objetivo de promover iniciativas de desarrollo económico para Puerto Rico.  Esta vez se unieron junto al sector público y otros para llevar un mensaje con una sola voz.

El sector privado accedió ser parte de la delegación de Puerto Rico esta semana para cabildear ante los Congresistas, dado que habían llegado a cuatro puntos de consenso con el sector público.  Estos fueron: que se incorporaran medidas de desarrollo económico, que hubiese una restructuración amplia de la deuda, que hubiese un detente o “stay” de los litigios en los tribunales, y que los poderes de la Junta fueran más de supervisión y asesoría técnica y no de control que usurparan los poderes de los miembros electos en la legislatura y ejecutivo de Puerto Rico.

Así las cosas, los representantes de la Coalición del Sector Privado, la CPA Zulmarie Urrutia-Vélez, presidenta del Colegio de Contadores Públicos Autorizado de Puerto Rico, el Ing. Francisco García y la Lcda. Marilú Otero, vicepresidentes ejecutivos de la Asociación de Industriales y la Asociación Productos de Puerto Rico, respectivamente, se unieron a la delegación de Puerto Rico en Washington.

 Tan pronto llegaron a la capital federal, hubo una reunión de coordinación con el Gobernador Alejandro García Padilla y su equipo de trabajo.  La delegación tuvo una amplia participación de alcaldes, legisladores, ejecutivos y la candidata independiente a la gobernación Alexandra Lúgaro.  La delegación se dividió en cuatro grupos y, previo a la vista del Comité de Recursos Naturales en el día de ayer, cada grupo tuvo un promedio de ocho visitas con Congresistas y sus “staffers”, republicanos y demócratas, donde expresaban sus reservas con el proyecto desde la perspectiva de cada sector, y enfatizando en los cuatro puntos acordados.

En el segundo día de reuniones, casi al final del día, se circuló la última versión del borrador del proyecto HR #4900, “Puerto Rico Oversight Board, Management, and Economic Stability” o como se le ha llamado en Puerto Rico la Junta de Control Fiscal Federal.

Cabe señalar, que dicha versión causó frustración entre los miembros de la delegación por entender que se dejaron puntos fuera del proyecto, y que contiene disposiciones “venenosas”, que sin medidas de desarrollo económico, tendría como consecuencia achicar más la economía de Puerto Rico, motivando aún más la migración y poniendo más carga contributiva al sector privado y a los ciudadanos que se queden en Puerto Rico.

Sin embargo, luego de examinar con más detenimiento la última versión del proyecto y de escuchar la discusión del proyecto en la vista del Comité de Recursos Naturales, los representantes del Sector Privado, entienden que hay espacio para mejorar, que no colgarán los guantes, y seguirán cabildeando para incorporar políticas de crecimiento económico.  El Sector Privado fue muy puntual y enfático en promover los componentes de desarrollo económico en las reuniones. Estos son: dar a Puerto Rico el “earned income tax credit” o crédito contributivo por trabajo, la paridad en los fondos de Medicaid y eliminación del “cap”;  incentivos contributivos en la manufactura para atraer la inversión de capital e incentivar también el capital puertorriqueño, y así re-energizar la economía; promover activamente el comercio con Puerto Rico como un objetivo prioritario para todas las misiones comerciales estadounidenses en el extranjero y como una pieza clave de  comercio y exportación en la Cuenca del Caribe; e incluir disposiciones que trabajen con la reducción del costo de energía en la Isla, transfiriendo responsabilidad del Departamento del Interior al Departamento de Energía para investigación, análisis y desarrollo de un “Plan de Acción Energético” para Puerto Rico.

“Fuimos muy puntuales en las reuniones sobre los políticas de crecimiento económico que se necesitan incorporar o adoptar para revigorizar la economía de Puerto Rico”, indicó Francisco García de Industriales.  “Es importante dejarle saber a los Congresistas que cualquier medida que atienda solamente el problema fiscal y de la deuda de Puerto Rico, dejando a un lado el componente de desarrollo económico, sería un ejercicio futil, pues en par de años estaremos tocando sus puertas otra vez”, explicó el ejecutivo.

“Ha sido un proceso largo y tenso no solo durante estos días, sino desde diciembre cuando la Coalición comenzó sus visitas al Congreso y al Tesoro federal.  Sin embargo, aunque el lenguaje del proyecto y sus disposiciones puedan crear frustración, hay que estar claros que a lo largo del proceso hay victorias que se deben identificar”, indicó Zulmarie Urrutia – Vélez, presidenta del Colegio de CPA.  “En primer lugar, desde el último año los sectores (público y privado) han estado visitando el Congreso sobre asuntos medulares de forma separada y sin propuestas de consenso.  Esta vez se hace historia porque vinimos unidos, en una sola voz.  Esto es el comienzo de una transformación que está logrando que los diferentes sectores se unan, dejando atrás sus agendas específicas, y promuevan la agenda de Puerto Rico.  Por otro lado, no cabe duda de que la gestión tuvo resultados toda vez que nuestros argumentos y posiciones encontraron eco en muchos Congresistas y un sentido de logro cambiaba nuestros semblantes cuando escuchábamos nuestras voces a través de muchas de sus intervenciones durante la vista.”, enfatizó Urrutia-Vélez.

En ese sentido, la Lcda. Marilú Otero señaló que muchos de los puntos específicos traídos a la atención de los Congresistas fueron expuesto por estos casi “ad verbatim” en la vista celebrada esta mañana.  “A pesar de que seguimos un tanto frustrados y hasta molestos con la situación, y la carencia de urgencia del Congreso ante la crisis de Puerto Rico, es un bálsamo escuchar a varios de los Congresistas expresar para record en la vista palabra por palabra nuestros argumentos.  Eso significa que todo el esfuerzo, trabajo y falta de descanso vale la pena.  Y por eso hay que seguir batallando”, subrayó la licenciada.

“Además, entiendo que logramos hacerles entender que el problema económico y fiscal, crea a su vez un problema social, y pudimos humanizar el asunto ante ellos con ejemplos específicos de personas que están sufriendo en Puerto Rico.  No es lo mismo que ellos escuchen esas noticias de sus asesores, a que lo escuchen de nosotros que vivimos en Puerto Rico, que lo vemos día a día, como los despidos de los empleados del conglomerado de HIMMA.  Definitivamente, estar acá no es perder el tiempo”, puntualizó Otero.

 La Coalición del Sector Privado continuará los esfuerzos, y el hecho que se esté comunicando que la medida no tiene los votos, puede indicar que a la misma le falta y hay espacio para mejorarla en beneficio de Puerto Rico.