Los meses intensos de cabildeo en la capital federal y con la Administración Obama produjeron resultados positivos, pero todavía queda mucho camino por recorrer para revitalizar la economía de Puerto Rico, expresaron los representantes de la Coalición del Sector Privado.

“Sin un sector privado saludable y vibrante, el gobierno de Puerto Rico continuará esforzándose en vano para pagar sus deudas y operar sus servicios básicos como escuelas y el cuidado de salud,” indicó Carlos Rivera Vélez, presidente de la Asociación de Industriales de Puerto Rico.  “El sector de manufactura en su carácter individual representa la mitad del PIB de Puerto Rico y es la fuente principal de ingresos contributivos. Debemos impulsar nuestra manufactura y sector de servicios para sacar a la economía de nuestra actual depresión”, aseveró.

La economía de Puerto Rico se ha reducido en 15% en los pasados diez años y se espera que se contraiga un 2% adicional en el año entrante.  “El sector privado se ha unido como un equipo trabajando juntos para promover políticas destinadas a reducir el costo de las altas tarifas de electricidad y atraer una mayor inversión en empleos de manufactura locales”, indicó José Vazquez Barquet, presidente de la Cámara de Comercio. “Estamos encantados de ver que la legislación incluya un grupo de trabajo especial para centrarse en iniciativas de crecimiento económico, generar competencia por el sector privado en la generación y transmisión de electricidad mientras fortalecen a nuestra Comisión de Energía para proveer la supervisión y regulación necesaria a la AEE.

Cuatro delegaciones de líderes del sector privado entre los que se encuentran Carlos Rivera Vélez, presidente de la AIPR,  Zulmarie Urrutia, presidenta del Colegio de CPAs, Ramón Pérez Blanco, presidente de la Asociación Productos de Puerto Rico, José Vázquez Barquet, presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Rico, Francisco Montalvo Fiol, coordinador de la Coalición del Sector Privado han viajado a Washington y se han reunido personalmente con más de cincuenta miembros del Senado y de la Cámara para reforzar la necesidad de incorporar el elemento de crecimiento económico en cualquier propuesta dirigida a atender la crisis financiera de Puerto Rico.  En nuestro más reciente viaje, nos reunimos con el presidente de la Cámara Paul Ryan y con el presidente del Comité de Recursos Naturales Rob Bishop. El primero anunció que iba a incluir la creación de un “task force” de desarrollo económico en la legislación PROMESA, expresó Ramón Pérez Blanco, presidente de la Asociación Productos de Puerto Rico.

“El fortalecimiento de la economía de Puerto Rico es un elemento de acción urgente para el Congreso”, añadió Zulmarie Urrutia, presidenta del Colegio de CPAs. “Sin nuevos ingresos fiscales y más puestos de trabajo, Puerto Rico estará de regreso en Washington muy pronto para otra petición de ayuda. “Hemos observado que el Congreso creó una Zona Empresarial para el Distrito de Columbia cuando se creó la Junta de Control de Washington DC. Esa política fue un catalizador de éxito para el renacimiento de la capital de Estados Unidos. Necesitamos el mismo enfoque centrado, personalizado para la atracción de nuevas inversiones y la creación de nuevos puestos de trabajo”.

La Coalición del Sector Privado se siente satisfecha de que la legislación presentada incluyera varias disposiciones promovidas por éstos. Entre las principales disposiciones incluidas se encuentran: la Sección 404 – Que propone una exención de nuevas reglas de tiempo extra (overtime rules) promovida por la administración Obama; la Sección 408 – que propone estudio del General Accounting Office (GAO) de incentivos impulso empresarial en la Isla; la Sección 409 – que propone la creación de un nuevo “Task Force” congresional para el Crecimiento Económico de Puerto Rico y la Sección 503 – que propone designar el nuevo Coordinador de Revitalización para  apoyar a la Comisión de Energía de Puerto Rico en el logro de sus objetivos de reducir los costos de energía y la garantía de las tarifas de energía asequibles para los consumidores y las empresas, concluyó Rivera Vélez.