Mientras la infraestructura de banda ancha continúa expandiéndose por la Isla, la adopción y el uso por la población requiere un esfuerzo coordinado de educación para que tanto los ciudadanos como los negocios vean el potencial económico de internet.

bandaAncha

Naji Khoury, presidente de Liberty; Enrique Ortiz de Montellanos, pres. de Claro; Giancarlo González CIO oficina del gobernador y José Joaquín Villamil, presidente Estudios Técnicos.

Este fue el mensaje común que surgió del panel sobre banda ancha en Puerto Rico que inauguró ayer la convención de la Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR), en Fajardo, que por primera vez cuenta con un ciclo de conferencias sobre tecnología.

Naji Khoury, presidente de Liberty Cable Puerto Rico, señaló que diferentes estudios muestran que por cada 10% de aumento en penetración de banda ancha el producto interno bruto de un país crece, en promedio, 1% adicional.

Eduardo Díaz, presidente del Puerto Rico Broadband Task Force, indicó que el 86% de las residencias tienen disponibilidad de banda ancha, pero solo 35% se conecta. Mientras que en el sector de negocios, el 79% tienen conexión de banda ancha pero solo el 61% tiene una página de internet que le permita dar a conocer su empresa a un mayor número de clientes.

En términos del impacto económico de esta tecnología de internet, Khoury dijo que las exigencias de los usuarios conectados conllevan la contratación de más personal diestro y capaces de ofrecer una red confiable. A su vez, indicó, esto implica que los trabajadores de las proveedoras de internet hoy, tienen salarios más altos, que en promedio superan los $S40,000 anuales.

No obstante, Khoury señaló que tienen problemas para reclutar profesionales en las disciplinas que necesitan porque el sistema educativo de Puerto Rico no prepara a los estudiantes para dirigirse a carreras relacionadas con la tecnología.

Mientras que para los usuarios residenciales, señaló el ejecutivo de Liberty, banda ancha significa mayor eficiencia en sus gestiones cotidianas, desde hacer pagos de utilidades hasta comprar. Aunque esto también está subutilizado por la falta de educación sobre los servicios que están disponibles en internet.

Giancarlo González, principal oficial de informática (CIO, en inglés) del gobierno local, indicó que en la legislatura se trabaja un proyecto para que el Departamento de Educación establezca un sistema de libros electrónicos, para que los estudiantes que no pueden llevarse los libros a la casa los puedan acceder a través de internet. Este tipo de iniciativas, dijo, fomentará la adopción de banda ancha en los hogares, ya que estudios realizados revelan que la razón principal para la conexión en las residencias donde hay niños es para cumplir con los deberes escolares.

El panel fue concluido por observaciones del economista Joaquín Villamil, quien enfatizó en la importancia de que el sistema educativo del país prepare a los ciudadanos para vivir en una sociedad donde la tecnología juega un rol importante.

Villamil señaló que es importante que, de una vez y por todas, se establezca una política pública sobre la ciencia y tecnología en Puerto Rico, y que esta se convierta en una estrategia medular de desarrollo económico.